Now Playing Tracks

God´s not dead

La vida es un respiro, en la cual podemos sentir el amor verdadero si nos lo permitimos.

Cada día tendrá nuevos retos, cosas que pasar, y al final del día, reirás, llorarás o simplemente dirás gracias.

Un gracias al eterno Dios, por dejarte ver su amor en cada segundo de tu vida.

Cada conversación que puedas tener, cada día en el que puedas abrir tus ojos, será una nueva oportunidad para mostrar a un verdadero Dios, a un Dios que todos necesitan.

No desaproveches esa oportunidad, podrá sonar incisivo y hasta repetitivo, pero es la realidad. La vida es totalmente un REGALO, y si se nos permite poder estar con los ojos abiertos, es para proclamar y compartir al único y verdadero Dios que hay en el universo.

Si caíste, levántate… y si llegaste a la cima, grita que no fue por tus fuerzas, sino por las del creador. En todo momento siempre Él estará allí, disfrútalo y compártelo a quien necesite de su abrigo, por que Él quiere estar al lado de todos en este mundo.

Dios te bendiga grandemente y recuerda, “Dios no está muerto”… y te ama GRANDEMENTE.

image

Mi primera comunión…

Después de mucho tiempo, el fin de semana, me encontré con una niña que fue mi alumna durante algunos periodos en la iglesia.

Ahora tiene 9 años y va para 10, teniendo en cuenta que yo enseño a la edad de 7 y 8 años, fue genial encontrarme con ella.

Era momento de los juegos, pero ella no estaba participando, durante ese rato, me conversaba como cuando ves a un amigo después de mucho tiempo y lo “tienes que poner al día” de tus aventuras por este mundo.

La conversación se puso interesante cuando me hablaba del colegio, me comentó que todos sus amigos están con las ganas, el entusiasmo de hacer su “primera comunión”… y conversando del tema, me dijo algo que me dejó pensando toda esa mañana. Me dijo lo siguiente:

Yo le he dicho a mis amigos que no quiero hacer mi primera comunión, porque yo ya la he hecho desde hace mucho, la hago todos los días, y no es necesario tener una edad o una fecha en específico para poder hablar con Dios y sentir que él está conmigo…

Muchos niños alrededor la escuchaban y tal cual “sermón del monte”, todos estaban alrededor de ella escuchándola mientras ella defendía esa postura por la cual había decidido no hacer su “primera comunión”.

No sé si me equivoco, pero creo que Dios me permitió ese día poder ver un regazo de luz, un poco de lo que serán los grandes líderes que ya se preparan para continuar lo que ha sido delegado a la iglesia, “predicar a Jesús”.

¡Cosas grandes se vienen!, el llamado está hecho y muchos responden positivamente, eso me alegra. Por ahora sólo queda decir, no te quedes atrás, prepárate que también estás llamado a llevar “las buenas nuevas”.

Muchas bendiciones amigos lectores!!!

Tú y yo…

"Tú y yo" es el título de una canción antiquísima, un disco que salió en los 90s, con la voz de Marcos Witt.

"Recordar es volver a vivir"; de la nada comenzó a sonar esta canción en mi cabeza y la quería compartir.

Aún me acuerdo que en ese tiempo, se usaba los famosos "casetts", tenían sus famosos lado A y  lado B.  Para rebobinar, solo se necesitaba un lapicero o un lápiz de color jajajaa.

La letra es básica en esta melodía: “Dios está llamando…”, “acudiremos al llamado…”, “Tú y yo somos el pueblo…”

Me acuerdo que en casa teníamos una grabadora, radio o como sea, una de marca Sony, color negro, grande, en teoría, algo avanzado en la época y así como ahora, teníamos repletos los cajones de “casetts”, pero éste era peculiar, “Tú y yo” era un albúm que repetíamos y repetíamos, fácil tendría 4 o 5 años, si es que no es menos. 

Dicen que lo que aprendes de niño no lo olvidas nunca, y la verdad, después de varios años, creo que he podido cantar está canción y las que siguen de memoria.

Todos tenemos una música que nos marcó, una letra que nos cautivó, que nos sacó lágrimas, en la que quizás sentimos palabras de Dios a nuestra vida. Creo que en mi caso, una de esas es esta canción.

Dios ha hecho un llamado y millones de personas por todo el mundo han acudido a esa voz, a divulgar y proclamar una noticia grandiosa!!!, hay salvación para todas las personas que crean en el hijo de Dios (Jesús).

Es simple, no tienes que ser religioso para acercarte a Dios, no tienes que ser perfecto, no tienes que tener patrimonio familiar, no tienes que ser el intelectual mas instruido, sólo hace falta un corazón sencillo que quiera buscar a un verdadero amigo,  alguien en el que puedas confiar en la peor situación de tu vida y ese perfil sólo lo cumple Jesús.

Hoy me prometí no ser discreto o reservado. Así que si crees que estás en tu límite, sólo hace falta tener tu corazón dispuesto para aceptar a Jesús como tú único camino hacia Dios (Juan 14:6).

Date una oportunidad, la de ser feliz, vivir confiado y estar seguro que tu TODO se encuentra en Dios. 

Te lo digo fácil, si deseas convertirte en un verdadero hijo de Dios, no tienes que cumplir algún tipo de estándar, porque TODO ya está cumplido mediante Jesucristo, y es que Dios nunca ha querido hacerlo difícil, por el contrario, mandó a su hijo para que todo sea un REGALO.

Por lo que sólo te queda hacer algo, pedirle a Dios que gobierne tu vida, que su Espíritu Santo sea parte en tu vida y que Jesús sea tu salvador por la eternidad.

Sólo dile con tus palabras eso, que te arrepientes de todo lo malo que hayas hecho y bueno, BINGO!!!, lo demás viene como paquete de lotería, haces un sencilla oración como esta, en tus palabras y recibes de todo.

Esto es de lujo, así que compártelo a todos los que puedas y llenemos el cielo de más personas que buscan un salvador perfecto, Jesucristo!!!.

¡Cuidado con el tren!

Hace unos días, usé el metro de Lima como muchas otras ocasiones y la verdad creo que siempre las personas (novatas aún), tratan de manejarse con las precauciones como lo exige el caso. Pero está vez sucedió algo que nunca pensé que sucedería, me dio una nueva enseñanza.

El tren estaba repleto (no se cómo lo tomé porque usualmente espero uno vacío), la gente conversaba, otros escuchaban música con sus respectivos audífonos (como debe ser), y otros estaban con sus niños (y aquí los protagonistas de la historia).

En el paradero de Cabitos (más conocido como el Óvalo Iguereta), una señora se alistaba para salir y como tenía niños, los hizo adelantarse para no perderles de vista, pero ella tenía unos paquetes grandes, los que comenzó a alistar para su desembarque.

El tren paró, las puertas se abrieron y la gente comenzó a salir, yo estaba a unos metros, en medio de la multitud. 

De pronto los niños salieron corriendo, sorrientes como era de esperarse y jugando entre ellos, una niña y un niño. La madre cogió sus cosas y mientras pedía permiso, las puertas del metro se cerraron.

El alboroto se armó, todos comenzaron a gritar que abran las puertas y lamentablemente el tren comenzó a avanzar. La madre gritaba: “Paren mis hijos…”, mientras se podía ver a los niños corriendo tras la puerta, llorando y gritando: ¡Mamá!  golpeando la puerta en su intento de abrirlas.

Quisieron parar al tren con esa famosa “manija de freno de emergencia” que muchas veces la he visto detenidamente, “pero para suerte”, nunca la encontraron, me imagino que fue el pánico.

La madre estaba tensa, pero mucho más, imagino que estaban los niños, mientras ellos veían como el tren se iba llevándose a “mami”.

En ese instante se escuchaba los planes que ofrecían las personas a la señora: “bájese en la otra estación y tome el tren de regreso…”.

Creo que fueron los 2 minutos más largos de mi vida, en los cuales se cerraron las puertas y se llegó a la siguiente estación. En esa situación, realmente creo que no me habría gustado ser el padre de estos chicos. Quedaría destrozado al ver a mis hijos corriendo con todas sus fuerzas mientras las lágrimas caen por sus rostros, no pasaba de 6 años la niña mayor.

Con Dios es lo mismo. Soltarse de su mano puede ser lo más desastroso que podemos pasar en la vida, y es que cuando te das cuentas que no estás de su mano, a su costado, que no estás cerca de él, entrará ese miedo que te dirá: “estás sólo”.

Cuán importante es la protección de tus padres. Como personas, la misma semejanza es con Dios. 

¿Cómo atrevernos a vivir la vida sin Él, a merced de cualquier situación de peligro sin que le pidamos cobertura?…

Mi post de hoy creo que es para decir eso: No te sueltes de su mano, busca estar cerca a Él, pegado a Él, en constante conversación, relación con Dios, que la vida sin Él es demasiado peligrosa. La biblia dice que Él nos protegerá (salmo 23:4):

Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Dios quiere ser tu padre, tu mejor amigo, pero eso depende exclusivamente de ti si es que así se lo permites por lo que ¡no dudes!

A su lado, sólo puede suceder cosas buenas y si algún mal viene a atacarte, Él está allí para sacar cara por nosotros, para ayudarnos y salir victoriosos llevando la armadura de "hijo del Altísimo".

Dios te bendiga abundantemente, y recuerda, no te separes de la mano de Dios, él es bueno y te aseguro que siempre querrá estar a tu lado si lo invitas a formar parte de tu vida…

image

En el mundo de los niños…

Este fin de semana pasado, fui testigo de algo que impactó mucho mi vida mientras estaba en la iglesia enseñando a los niños.

Una de la chicas llevó una muñeca al salón, y otro niño, su juguete de “Spiderman”, no es muy sorprendente porque los niños siempre llevan algún juguete a donde van, he encontrado hasta peluches y carros jajajaja.

Pero me encantó algo que pasó mientras se desarrollaba la clase. Nicol llevó a su muñeca “Adriana”, y la trataba como si ella también escuchara la clase, incluso levantaba la mano para darnos a entender que estaba prestando atención a las preguntas, y esto en ningún momento fue de broma, “todo era muy pero muy en serio”.

Massimo es otro niño, menor que la mayoría, pero entra al salón donde enseño (7 y 8 años) porque acompaña a su hermanita. A pesar de su edad es muy, muy obediente, atento y sabe escuchar (sabe orar muy bien para su edad, con mucha reverencia, muchas veces más que otros diría yo). Él tenía su juguetito de Spiderman, siempre al lado de él, cuando atiende o hace su tarea que le damos.

Al verlos se me vino algo a la mente que quería compartirlo. 

En el mundo de los niños, TODO lo que tienen, lo que son, o es parte de su vida, cuando tiene que ver con Dios, también lo involucran.

Allí se me vino a la mente ese versículo cuando Cristo dijo que teníamos que ser como niños para entrar al reino de los cielos (Mateo 18:3). 

Un niño no deja de ser niño cuando se acerca a Dios, es inocente, y todo lo que ama, también lo pone a disposición de su Dios, hasta su familia (he escuchado sus oraciones por sus propias familias, que al oírlas, sé que definitivamente Dios las responderá porque es imposible decirle “no” a un niño que realmente confía en Dios al 100 %, ¡realmente lo hacen!, confían totalmente en Él, ¡díganmelo a mí!.

Esta semana ellos me recordaron eso, “ser como ellos”, que mi vida entera este dispuesta a Dios, servirle con lo que tengo, con lo que soy, con lo que quiero.

Que tengan una hermosa semana y les deseo grandes éxitos, y ya saben, que toda su vida involucre a Dios, y verán como actúa su poder en sus vidas, sean como niños dice la biblia, en el mundo de los niños, eso significa demasiado…

imageimageimage

Una niña que ministra…

Entre historias, colores y juegos, una nueva historia llegó este fin de semana pasado y creo que esta es de las mas tiernas, alentadoras, honrosas y gloriosas anécdotas de las que tanto amo ser testigo y compartir con los demás.

El domingo pasado, después de dar la historia bíblica en el salón de clases a los chicos a los cuales enseño, una de las profesoras comenzó a enseñarles el versículo del día, mientras yo le cedí el lugar…

Me fui al lado de los chicos, vi una biblia de una de las niñas del salón y como ya son varias ocasiones en las cuales, sus biblias han sido protagonistas de diversos post en este blog, como bien supuse, otra vez encontraría algo interesante.

Cogí su biblia, bonita, escrita con buena letra, con colores y forrada (obvio, las chicas son así de delicadas con cosas como esas, no como nosotros los hombres jajajaja) y me topé con una caratula que me cautivó, me quedé “ido” al ver ésta página, pensando en muchas cosas sobre lo que había leído.

Esta hoja tenía una pregunta, directa, como buscando una respuesta, sin rodeos, como diciéndote: ¿tienes a Jesús en tu vida, cierto?, … ¡supongo no!.

No me resistí a tomar una foto a esa grandiosa portada de esa biblia infantil de la cual saqué un gran mensaje para mi vida: “Los niños también saben ministrar y anhelan que las demás personas conozcan a su Dios, a su salvador, al amigo que ellos tienen y aman”.

Yo le hice varias preguntas como para saber su intención, detalles, etc, y la verdad que, yo sabía que había en el salón, chicos que buscan algo más que ir y recibir, quiere llevar el mensaje a su colegio, a sus primos, amigos, pero ella rompió los esquemas, fue GIGANTE su respuesta!!! (tendrían que haber estado allí para creerlo).

Como lo dije en unos de mis primeros post, quizás tenga en las filas de mi salón a un futuro gran predicador, no lo sé, pero lo que sí se, es que ellos también saben hacer la obra. La gloria es de Dios y ellos sí que saben dársela con cosas como estas, soy feliz de ver que crecen con la mejor base que le podemos dar en nuestra iglesia, ¡la palabra de Dios!.

Hoy estuve conversando con un señor de avanzada edad, me comentaba que de joven fue profesor de niños en su iglesia y con alegría me decía como uno de sus alumnos ahora es el director de “Escuela dominical” de su iglesia. 

Me habló los detalles y el testimonio de cómo conoció al niño y cómo a lo “Samuel”, prácticamente a su corta edad fue instruido para ser alguien que lleve la posta en su iglesia en el servicio de niños, ya que éste pequeño era la generación que seguiría en su futuro, un testimonio ALUCINANTE, de esos legendarios que los abuelos te pueden contar muy bien.

Este amigo de mi familia me dejó una gran frase: ¡Nunca sabrás el impacto que les puedes causar a tus niños, pero lo que sí te digo es que ellos confían en ti más de lo que tu lo haces contigo mismo, ese es su corazón, corazón de un niño, confiado… esfuérzate siempre con ellos, que son los niños del Señor…!

Muchas bendiciones y espero que también estés haciendo lo que se nos mandó a hacer como iglesia, llevar el mensaje de Cristo a todas las personas, disfrútalo que es MUCHO PRIVILEGIO.

Y otra cosa, si también sirves en tu iglesia, en el ministerio de niños, te repito algo que ha llenado mucho mi corazón y que ya lo leíste: ¡Nunca sabrás el impacto que les puedes causar a tus niños, pero lo que sí te digo es que ellos confían en ti más de lo que tu lo haces contigo mismo, ese es su corazón, corazón de un niño, confiado… esfuérzate siempre con ellos, que son los niños del Señor…!  y para terminar, como lo diría un buen amigo mío, NO LO TOMES A LA LIGERA…!!!!!!!

Miles de bendiciones, y aquí les dejo la foto.

 

El valor de la amistad

Nunca pensé que escribiría un post mientras mis amigos duermen, pero está pasando jajaja.

Ayer decidimos reunirnos en casa de uno de ellos y la verdad la pasamos geniallllll!!!, jugar “Play” (aunque aún yo no toco el mando porque soy malazo) y ver divertidas e interesantes “pelas” de madrugada fatiga hasta a los más “jóvenes”. 

Creo que Dios te pone en el camino a las personas idóneas con las que podrás seguir creciendo en la vida y la verdad le agradezco mucho eso, y seguro que todos ellos también, tener esos tiempo de compartir y divertirnos como decimos nosotros; “EN FAMILIA”. 

Ahora “toca lo justo”; a seguir durmiendo…

Miles de bendiciones, y disfruta tú también de tus buenas amistades, como alguna vez me dijeron: “Los amigos son la familia que elegimos…”, así que a disfrutarlo :D

PD: Esta foto la tomó mi hermano (somos gemelos para los que aún no saben esa historia), faltamos 2 personas más :P

Árbol de algodón

Hace unos días, me encontraba en un evento y después de terminar éste, al salir, una de las chicas de mi grupo hizo algo totalmente estupendo.

Tenía en las manos un “pan con chorizo”, de esos deliciosos que tanto disfrutamos cuando hacemos una parrilla, en fin. Lo tenía, más no lo comía.

Al salir, en la esquina estaba la señora que vendía algodones dulces, todos éstos puestos en un palo, como si fuera un “árbol de algodones”, deliciosos!!!

Ella se acercó a la señora de los algodones y se lo regaló, diciéndole con amables palabras que era para ella, y luego se despidió amablemente.

Al instante, todos nos quedamos en silencio y bueno, nadie se lo esperaba, ya que sabíamos que a ella le habían invitado ese pan, pero dejó atrás su comodidad, quizás las ganas de comer esto para darle a alguien que posiblemente lo necesitaba y a la vez que sienta la mano de Dios después de que ella le dijera: ¡Dios te bendiga!

Sin darse cuenta, nos regaló una gran enseñanza para cada uno de nosotros, la cual nos hizo recordar lo siguiente:

Hechos 20:35

Aquella amiga realmente vive lo que lee, eso es ser un seguidor de Cristo. No necesitas tenerlo todo para dar o ayudar, basta lo que tienes para hacer llegar el amor de Dios a los demás con detalles como éstos.

Dios te bendiga mucho y ya sabes, sigue llevando la bondad de Dios a los demás a través de tu vida.

image

To Tumblr, Love Pixel Union